sábado, 27 de abril de 2013

Demogracia

Hace no mucho tiempo, en un país maravilloso, o al menos eso nos hicieron creer, donde los corruptos campaban a sus anchas, donde los políticos no tenían que hacer nada y donde la gente pobre era la culpable de la crisis, hubo unas elecciones, un ejercicio democrático excelente en el que dos hipócritas se tiran meses gastándose el dinero de los españoles, llenándonos los oídos de mentiras y promesas que premeditadamente saben que no van a cumplir.
En este caso quiero fijarme en el señor Rajoy, ese super-hombre que tenía las claves para sacar a España de la crisis, ese gran salvador enviado a este planeta con la solución a todos nuestros problemas, ese cerebro privilegiado capaz de hacer una reforma laboral para crear empleo, ese hombre de grandes principios que hoy protesta contra la subida del iva y mañana lo sube, ese mismo que ha ganado unas elecciones MINTIENDO, incumpliendo punto por punto todas y cada una de sus promesas electorales, jugando con la situación de la gente, que como borregos han ido detrás del mesías.
Ser sinceros, ¿de verdad pensasteis que lo iba a arreglar?, ¿de verdad os creísteis su programa electoral?.
Pues bien, ahora resulta que después de perder un millón mas de trabajadores, gracias a su gran reforma laboral, después de perder muchos de los derechos ganados en todos estos años de democracia (y los que quedan por perder), va a terminar su legislatura y no va crear ni un puto puesto de trabajo, o bueno si lo miramos bajo los ojos de uno del partido popular, va a crear -1.000.000 de puestos de trabajo, de momento.
Una cosa que se me viene a la cabeza, ¿para que sirve el senado?, ¿Los políticos no podrían bajarse los sueldos, dietas, coches oficiales, privilegios....?. Que cosas tengo, ellos que no tienen culpa de nada, como van a hacer ese esfuerzo, deberían colgarme por pensar algo así.
Para terminar, quería agradecer en nombre de Zapatero a Rajoy, gracias Rajoy, as hecho que la peor legislatura de esta democracia, al lado de esta media legislatura tuya, parezca hasta buena, si es que hasta voy a poder salir en público.

Jorge Gomera