jueves, 21 de marzo de 2013

€uropotamia

La esclavitud nunca ha dejado de existir, simplemente se ha ido maquillando con sueldos ridículos y derechos que solamente benefician al que los hace.
Ya no nos dan latigazos, pero nos obligan a estar doce horas poniendo ladrillos, y si no lo haces mañana habrá otro en tu lugar que seguramente lo hará por menos dinero.
Es la necesidad la que nos hace convertirnos en esclavos y el estado lo permite, es más, sus políticos no hacen más que seguir empeorando las condiciones de los trabajadores en beneficio siempre del empresario.
Estamos en un mundo en el que se le pueden dar miles de millones a un banco, cuyas pérdidas han sido originadas por sus malas prácticas, malas prácticas realizadas por humanos sabiendo perfectamente lo que hacían, y a la vez permitirle a ese banco dejar a miles de personas sin su hogar,estamos en un mundo en el que el empresario puede dejar de pagar a sus trabajadores, mientras que estos son obligados a seguir acudiendo a su puesto de trabajo.
Siempre que exista desigualdad, y esa desigualdad le interese a la gente poderosa, habrá esclavitud.

Jorge